21 abril 2024
ActualidadNumancia de la SagraSagra Alta

IU Numancia solicita recuperar el nombre de Villa de Azaña

IU Numancia solicita recuperar el nombre de Villa de Azaña en cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática, al ser una denominación “arrebatada por las tropas franquistas”.

La concejala de la formación en el municipio, María Luisa Pombo, considera “una injusticia” que no se haya recuperado el nombre de Azaña después de tanto tiempo y cree que es “legítimo, y lógico”, por lo que insta al Consistorio que se aplique la nueva Ley de Memoria Democrática.

Para ello, Izquierda Unida ha presentado diferentes mociones al pleno municipal con el fin de “impulsar que se aborde en los colegios la historia de Azaña, para que los más jóvenes puedan tener conocimiento de ella, y para celebrar un encuentro homenaje a los azañeros que todavía viven”.

Cambio de nombre en la Guerra Civil

Hace 86 años, con la toma del municipio por parte de las tropas franquistas al mando del regimiento llamado Numancia, la villa de Azaña recibió el nombre de Numancia de la Sagra porque el comandante Velasco decidió, el 19 de octubre de 1936, que el nombre le recordaba al presidente de la Segunda República, Manuel Azaña, y que por tanto debía ser cambiado por el del regimiento.

En el acta de la sesión extraordinaria del citado día figura que el comandante en jefe del regimiento estableció nueva Comisión Gestora para el Ayuntamiento y que recogiendo el ‘sentir del pueblo’, en lo sucesivo la localidad llevaría el nombre de Numancia de la Sagra ‘por el hecho trascendental de haber sido reconquistada por los gloriosos escuadrones del Regimiento de Numancia’.

Ni el transcurso de 86 años desde el inicio de la Guerra Civil, ni la Ley de Memoria Histórica ha conseguido hacer realidad el sueño de familiares y antiguos moradores de la villa de Azaña (hoy nombre del parque empresarial) de recuperar el nombre que le fue arrebatado por las tropas franquistas.

Ley de Memoria Democrática

Ni el transcurso de 86 años desde el inicio de la Guerra Civil, ni la Ley de Memoria Histórica ha conseguido hacer realidad el sueño de familiares y antiguos moradores de la villa de Azaña de recuperar el nombre que le fue arrebatado por las tropas franquistas.

De hecho, el diputado provincial de Izquierda Unida en Toledo tacha este hecho de “esperpento e infamia” porque “nadie puede imaginarse que en un país democrático y avanzado un pueblo lleve el nombre de un batallón del ejército golpista, fascista o nazi”. Una realidad que “en Alemania sería impensable” y que, en opinión de Mario García, “en este país se vive con normalidad”. Por ello, el diputado provincial de Izquierda Unida cree que “el municipio de Numancia de la Sagra, antes Azaña, tiene el derecho de recuperar su nombre histórico”.

La concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, María Luisa Pombo, considera “una injusticia” que no se haya recuperado el nombre de Azaña después de tanto tiempo y cree que es “legítimo, y lógico”, por lo que la formación solicita al Consistorio que se aplique la nueva Ley de Memoria Democrática.

De hecho, Izquierda Unida ha presentado diferentes mociones al pleno municipal con el fin de “impulsar que se aborde en los colegios la historia de Azaña, para que los más jóvenes puedan tener conocimiento de ella, y para celebrar un encuentro homenaje a los azañeros que todavía viven”.

Actuaciones de carácter simbólico

Además, la concejala de Izquierda Unida ha impulsado otras actuaciones de carácter simbólico como la instalación de una placa en la antigua Casa Consistorial de Azaña, o la entrega de placas a las personas mayores que habitaron la Villa -unos 20 vecinos- y que siguen vivos. Homenaje que pretendía continuar, este año, con la entrega de partidas de nacimiento a los vecinos y vecinas en las que constara que nacieron con el nombre de Azaña. Propuesta que ha sido imposible realizar debido “a los incumplimientos del alcalde del PP sobre la moción aprobada”.

Pese a ello, ante la imposibilidad de aprobar el cambio de nombre, Izquierda Unida lleva años planteando distintas acciones para que no se olvide la historia del pueblo y su nombre originario de Azaña.

En este sentido, el coordinador de Izquierda Unida en Numancia de la Sagra insiste en que el cambio de nombre “ilegal e ilegítimo” en el año 1936 fue “un atropello y una injusticia”, por lo que considera esencial que el municipio recupere el nombre histórico de Azaña arrebatado por “una sinrazón”.