24 febrero 2024
ActualidadSagra AltaSagra Baja

Las mancomunidades de la Sagra Alta y la Sagra Baja celebran las segundas jornadas de la vivienda

Los presidentes de las dos mancomunidades de la Sagra, Julián Torrejón y Luís Miguel Martín, junto con representantes de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, como la directora general de vivienda, Inés Sandoval y el director general de Acción Social, Santiago Vera, entre otros, y teniendo como anfitriona a la alcaldesa de Esquivias, Almudena Gonzalez, han celebrado estas importantes jornadas que acogía la Casa de la Cultura de Esquivias. Una cita a la que no faltaron representantes también de muchos de los municipios de ambas mancomunidades.

El acto, que ya fue un éxito en su primera edición el pasado año, por segundo año consecutivo ha traído la realidad tanto social como económica de la situación de la vivienda en España en general y en la Comarca Sagreña en particular.

Estas jornadas son una oportunidad única para conocer de primera mano, y de auténticos expertos en la materia, cual es el mercado de la vivienda en nuestra comarca; recordando que la vivienda digna es un derecho constitucional y que desde las propias administraciones hay que poner todos los medios para solventar los problemas de acceso a una vivienda digna.

Las jornadas han acogido a más de 50 especialistas en vivienda, bien sean trabajadores sociales, educadores sociales, catedráticos universitarios, expertos en urbanismo o economistas destacados que han hecho de nuestra comarca el centro de atención con respecto a una materia que interesa casi al 100% de la población.

Segundas jornadas de la vivienda - mesa presidencial

Las dos mancomunidades de la Sagra se unían, juntando hasta 28 pueblos, exponiendo los problemas y buscando soluciones coordinadas y conjuntas a este serio problema que está afectando notablemente a las más de 200.000 personas que actualmente viven en La Sagra Alta y La Sagra Baja.

Desde los catedráticos y expertos en derecho y vivienda, hasta los trabajadores sociales y todos los agentes y actores relacionados, exponían su punto de vista para, conociendo la realidad social actual, abordar de manera seria la búsqueda de soluciones en una comarca en pleno crecimiento y con un futuro prometedor en lo económico pero complicado en lo social especialmente por la inminente demanda de viviendas y la poca oferta, condición que hace subir los precios tanto de las viviendas como de los alquileres de las mismas.

Nueva Ley de la vivienda y arrendamiento

Durante el primer día se hacía un especial énfasis en los nuevos parámetros, muchos desconocidos para casi todos, de LA NUEVA LEY DE VIVIENDA, que se instauró en el pasado mes de mayo y ha traído grandes cambios para los ciudadanos, especialmente para aquellos que están arrendados, hipotecados o tienen intención de adquirir una vivienda.

Se explicaban también conceptos esenciales en la nueva ley, pero, lo más importante, el cómo le afecta al ciudadano, bien sea propietario o bien sea alquilado, y cómo puede beneficiar a los vecinos más vulnerables la entrada en vigor de esta ley.

Hay que generar una batería de posibles soluciones ante los grandes cambios que se están produciendo con las subidas de los precios de la vivienda, de los alquileres, del Euribor que está llevando al límite a los ciudadanos que se sienten indefensos y que necesitan una solución.

Definición y explicación de términos como “grandes tenedores”, “Zonas de vivienda tensionada”, Los límites del aumento de los alquileres y las prórrogas de los mismos, los desahucios, las viviendas vacías, etc., han sido algunos de los temas que se han expuesto para que los muchos ciudadanos que están afectados en materia de vivienda puedan conocer de primera mano cuál es la realidad a día de hoy.

Mesa redonda sobre vulnerabilidad y vivienda

El segundo día de las jornadas se llevaba a cabo una mesa redonda sobre la vulnerabilidad y la vivienda como protagonistas. En ella participaban diferentes expertos, trabajadores y educadores sociales junto con asociaciones orientadas a la dificultad del acceso a la vivienda, que trataban temas como la gestión de la vivienda o las herramientas sociales para acceder una vivienda digna, especialmente enfocado para jóvenes e inmigrantes que están en situaciones más complicadas y su posibilidad de adquirir o alquilar una vivienda está minimizada por el entorno social que cada vez les pone más trabas sobre todo con la subida de precios.

Segundas jornadas de la vivienda - mesa

Temas como la ocupación, el parque público de vivienda, las zonas tensionadas por la explosión demográfica, los grandes y pequeños tenedores se ponían de manifiesto en esta mesa redonda en la búsqueda de posibilidades que solucionen o al menos minimicen esta problemática.

Mayte Andreu nos daba una visión general sobre vulnerabilidad y vivienda, basando esta perspectiva en una comunión entre el suelo público, la intervención estatal y también la propia educación social de la gente para acceder a la vivienda y apostaba incluso por un estudio de inteligencia artificial para la adjudicación de vivienda social que tenga en cuenta la transversalidad de factores que pueden influir en los posibles usuarios. Al mismo tiempo hay que saber gestionar a través de las políticas sociales de vivienda sobre todo centrado en los problemas de ocupación y la gestión de impagos.

Las jornadas han sido clausuradas por Ana Múgica Elorza, directora de Gestión de Vivienda Social y Asequible (SAREB) que exponía su punto de vista en cuanto a la situación coyuntural en materia de vivienda. Sareb se encarga de la puesta en marcha de programas de ayuda a familias para que encuentren vivienda dentro de las viviendas que ellos tienen a disposición de los más vulnerables y todo esto a través de protocolos de actuación estrictos que contemplan tanto aspectos económicos, como sociales como laborales.

Un exhaustivo análisis que implica a todos los agentes sociales e institucionales para poner medios y llegar a una sociedad más igualitaria donde todos podamos disponer de la posibilidad de tener una vivienda digna sin perder derechos ni capacidad económica y ayudándoles en su vida laboral y social.